©ismaelmartinezsanchez / ACN

Nuestras actividades en la Europa Occidental/ del Este 2017

» Las Iglesias católica y ortodoxa desean continuar la vía del diálogo y la colaboración e incluso intensificarla «

En algunos países de Europa del Este, el vacío dejado por el comunismo y el ateísmo ha sido llenado por la desesperación y la criminalidad. En esta situación, el mayor desafío para las iglesias de esos países consiste en llegar a las personas y ofrecerles asistencia pastoral. La evangelización es necesaria. Por ello, en 2017 apoyamos numerosos proyectos de ejercicios espirituales, así como la formación de futuros sacerdotes y religiosas. En cambio, en Europa Occidental financiamos sobre todo la atención pastoral a los refugiados y las iniciativas para una nueva evangelización.

Easter march of friends of the Sisters of the Holy Family of Nazareth in Navahrudak. ©ACN
Marcha de Pascua de los amigos del convento de religiosas de la Sagrada Familia de Nazareth en Navahrudak.

En Europa del Este, la Iglesia lucha incansablemente por conseguir su independencia económica. Pese a ello, en 2017 no pudo subsistir sin ayuda del exterior. Uno de los numerosos motivos de ello es que, tras la desintegración de los países del antiguo bloque oriental, se realizaron proyectos de construcción con rapidez, bajo coste y poca profesionalidad, ya que los recursos económicos eran a menudo muy limitados. La renovación de tales edificios plantea un gran reto para las iglesias locales, un reto en el que participamos en el año al que se refiere este informe.

Los esfuerzos por entendernos mutuamente favorecen el desarrollo de una sociedad basada en el amor, la esperanza y la comprensión

Tan importante como la infraestructura de la Iglesia es el entendimiento entre las distintas confesiones cristianas, sobre todo entre las Iglesias católica y ortodoxa. Por ello, seguimos apoyando proyectos de comunicación inter confesionales y la formación de representantes de la Iglesia en el campo de los medios de comunicación con el fin de dar voz a la Iglesia católica y contribuir a la renovación de la fe.

Asistencia a los refugiados

Aunque la afluencia de refugiados a Europa Occidental ha experimentado un fuerte descenso a causa de la implantación de medidas restrictivas, en 2017 la cantidad de solicitudes de proyectos se mantuvo al nivel de los años precedentes. Por un lado, la Iglesia siguió dando prioridad a la tarea de proporcionar ayuda práctica a los refugiados como parte de su compromiso misionero. Por el otro, el tema de la “nueva evangelización” fue decisivo para la concesión de proyectos.

Refugees and displaced persons are normally first housed in gyms, where they are forced to cope with a lack of privacy. ©ACN
Generalmente, los refugiados y desplazados son alojados primero en pabellones deportivos, donde deben arreglárselas sin ningún tipo de intimidad.

Los problemas de los refugiados también marcaron el año 2017. Los cristianos que huyen siguen siendo una minoría, lo que hace necesario protegerlos de la discriminación y el asedio con asistencia humanitaria. En sus países de origen, la guerra y el terrorismo dificultan la perseverancia en la fe de los fieles, una circunstancia que las iglesias locales intentan contrarrestar de un modo admirable con nuestro apoyo.

Para tener más información sobre el trabajo de ACN en todo el mundo, descargue nuestro Informe de Actividades 2017

Que el Señor haga que vuestras oraciones y vuestro compromiso con la misión de la Iglesia siempre den más fruto en todo el mundo, especialmente allí donde esta sufre necesidades espirituales o materiales o donde está discriminada y perseguida.

Papa Francisco